Expertos en Legionella reunidos en Cuenca abogan por las medidas preventivas

Aunque las medidas preventivas están reguladas por Ley desde 2003 en nuestro país, pocas son las instalaciones que las ponen en práctica de forma regular

La Comarca

08/04/2014

(Última actualización: 09/04/2014 22:13)

Imprimir

Presidida por José Ramón Encinas, Jefe de Servicio de Salud Pública de la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales de Cuenca, se acaba de celebrar en la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales de Cuenca la Jornada “Legionella: filtración, solución”, que ha reunido a cerca de 25 expertos en Legionella de Castilla La Mancha –inspectores de sanidad e ingenieros hospitalarios entre otros-, para debatir sobre este problema de salud pública que afecta a instalaciones de ámbito comunitario y hospitalario.

Encinas destacó la importancia de aplicar en las instalaciones todas las medidas de prevención de las que se dispone para evitar este tipo de infecciones, medidas que en España están reguladas por ley (Real Decreto 865/2003, de 4 de julio) y obligan a realizar un tratamiento de limpieza y desinfección previo a la puesta en funcionamiento de toda instalación que haya estado parada más de un mes.

La legionelosis fue incluida en el año 1996 como enfermedad de declaración obligatoria en la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica para controlar los casos que puedan producirse y actuar frente a la enfermedad pues es especialmente grave en el ámbito hospitalario al ser los pacientes más vulnerables frente a legionella; la letalidad en este ámbito denominado nosocomial se sitúa, según los expertos, en torno al 11%.

Por su parte otro de los ponentes, el Dr. Miguel Ángel Orbaneja, Dr. en Ingeniería por la Universidad de Birmingham y Licenciado en Ciencias Ambientales, habló sobre las distintas medidas adoptar destacando la filtración “como solución segura, inmediata y de probada eficacia en casos de brotes o positivos porque evitan tener que cerrar una instalación durante el periodo de tratamiento de choque”.

La Legionelosis afecta de forma muy diferente a las personas, siendo más vulnerables las personas mayores, los varones, los enfermos o los fumadores; el problema de esta infección es que las instalaciones con potencial de riesgo se encuentran en todos los lugares: instalaciones de agua de viviendas, hoteles, gimnasios, hospitales, etc., son caldo de cultivo para la bacteria y es importante mantenerlas en buen estado por lo que las Autoridades de Salud Pública intentan que los titulares de dichas instalaciones sean conscientes del necesario cumplimiento del marco normativo, de las revisiones periódicas y de la aplicación de medidas de prevención.