Gran emoción en el recitar poético en recuerdo de José María Arcos

Un entrañable homenaje que la Diputación de Ciudad Real y la Asociación Cultural Progresista tributó a un gran artista y mejor persona

La Comarca

29/04/2014

(Última actualización: 29/04/2014 22:07)

Imprimir

Más de doscientas personas, más de lo que el aforo del salón de actos de la Residencia Universitaria Santo Tomás de Villanueva, de Ciudad Real, puede acoger, pero todos ellos amigos, se reunieron en el recital poético que en memoria de José María Arcos se celebró ayer promovido por la Diputación de Ciudad Real y la Agrupación Cultural Progresista de Castilla-La Mancha.

Arropando a su familia, a su viuda Carmen y a sus hijos José María y Blanca, a sus hermanos, cuñados y sobrinos, muchos amigos y compañeros de la cultura y de la política, entre ellos, el presidente de la Diputación, Nemesio de Lara, el vicepresidente Ángel Caballero y el diputado David Triguero, se unieron en este entrañable acto, todos unidos por el amor a la poesía y por la admiración que sentían al trabajo artístico del fallecido poeta e intérprete que combinó en su quehacer diario la pasión artística con la política y con la docencia.

José María Arcos volvió a pisar el escenario y allí estuvo, junto a los actores Emilio Gutiérrez Caba y María José Goyanes, presente en una selección de textos poéticos que a él le gustaba recitar, leer, interpretar, dramatizar... Una tarde y un momento mágico en el que Arcos voló a los brazos de sus amigos, de sus seres queridos, con quienes compartió en vida momentos felices y también ¿por qué no? agridulces, pero cargados de pasión por lo que más le gustaba hacer, saboreando la musicalidad de las composiciones y de los versos de poetas inmortales (Pablo Neruda, Antonio Machado, José Hierro...) y de autores de su tierra manchega (Ángel Crespo, Félix Grande, Eladio Cabañero, Sagrario torres, Juan Alcaide, Manuel Juliá, José Luis Loarce...). Un momento cultural en el que la música de Javier Bercebal y Antonio García Calero, y la voz de Oché Cortés sumieron a los asistentes en un recital cargado de sensaciones y recuerdos.

Hace escasamente tres meses que José María Arcos nos dejó sumidos en la tristeza del amigo que se va de una manera inesperada, trágica, pero ayer en Ciudad Real, volvió a llenar el escenario y a ocupar el corazón de todos aquellos que le admiraron y con el que compartieron algún momento de su vida.