Región

Nota de prensa

CSI-F logra que la Administración asegure a los empleados de las oficinas de empleo tras 123 agresiones en 2013

Un protocolo establecerá qué hacer ante agresiones en la Administración

La mayoría de las agredidas son mujeres tras comunicar la denegación de subsidio de paro

La Comarca

29/04/2014

(Última actualización: 29/04/2014 22:08)

Imprimir

para los trabajadores del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), destinados en las oficinas de prestaciones, que garantiza su defensa jurídica en situaciones de agresión verbal o física en su actividad diaria, por personas en situación desesperada, por encontrarse en paro y carecer de derecho a prestaciones o subsidios.

Coincidiendo con el Día Internacional de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, CSI-F ha obtenido el compromiso de la Administración para poner en marcha un protocolo de actuación para hacer frente a estos casos en el conjunto de las administraciones públicas, dado que desde el comienzo de la crisis este tipo de situaciones conflictivas han ido en aumento.

Uno de los ‘puntos calientes’ son las oficinas de empleo, donde ya se ha dado un primer paso con esta póliza de seguro que ofrecerá asistencia letrada específica en caso de agresión física o daños a bienes y dispondrá de un teléfono habilitado.

Denegación de prestaciones

Según un informe de la propia administración, las principales causas de incidentes son la denegación de solicitudes de prestaciones o subsidios, desacuerdo con la información recibida por el empleado público, petición de documentación, solicitud de certificados, carecer de cita previa o presentarse fuera de hora.

Empleo es consciente de que el número de comunicaciones oficiales de incidentes por violencia es reducido (123 en todo 2013) por la creencia de que la denuncia “no sirve para nada”, o por el miedo a las represalias de los usuarios y anima a los trabajadores a denunciar y no tolerar estas situaciones.

CSI-F coincide en que los datos oficiales no reflejan la realidad, teniendo en cuenta en que solo en el último año se han llevado a cabo más de 13 millones de gestiones cara al público y que se producen llamadas a la policía prácticamente a diario.

Más agresiones a mujeres

Empleo advierte además que las agresiones se producen más sobre mujeres (un 52 por ciento frente al 36,5 de los hombres) porque son mayoría en la plantilla. Además, señala en su informe nuevas situaciones que hasta ahora no se habían dado como la grabación por móvil a los trabajadores y la amenaza de difusión en las redes sociales o la realización de amenazas por dichas redes.

Como consecuencia de estas situaciones, algunos empleados sufren situación de ansiedad, nerviosismo, angustia, tensión arterial, temor o miedo a represalias, indefensión, menosprecio por el trabajo que realizan a diario o desprotección por no existir vigilantes de seguridad en sus oficinas.

CSI-F quiere destacar que desde el comienzo de la crisis en 2007, los empleados públicos han sido objeto de una campaña de desprestigio en la que se les ha responsabilizado directamente de la recesión, poniéndose en cuestión su labor, el volumen de las plantillas e incluso su función social.