Daimiel

En rueda de prensa

Izquierda Unida afirma que el trasvase “no es la solución” al problema de Las Tablas de Daimiel

El portavoz del partido, Galo Sánchez-Bermejo, anunció que su partido no participará en la concentración que se celebrará el domingo para pedir el trasvase para el Parque Nacional. Consideran que se trata de una “solución temporal”, afirmando que lo que hay que hacer es “decir la verdad: que no hay agua para todos ni para todo”

La Comarca

23/01/2020

(Última actualización: 23/01/2020 22:45)

Imprimir

El partido Izquierda Unida de Daimiel declaró en rueda de prensa durante la tarde del miércoles que su formación no participará en la concentración convocada para el domingo a favor de un trasvase de 20 hectómetros cúbicos para recuperar el agua de Las Tablas. Su portavoz, Galo Sánchez-Bermejo, quiso explicar los motivos por los que han decidido posicionarse, aunque también aclaró “no tenemos nada en contra de la concentración” pero, añadía, “esta convocatoria es abundar en el problema y no en la solución”.

Desde IU se considera que la solución del trasvase tiene un carácter “temporal” y “elemental” para un problema “muy complejo”. Sánchez-Bermejo radicó en que “hay que decirle a la gente la verdad: no se puede gastar más agua de la que entra, porque al final Las Tablas se van a convertir en un parque temático”. “Esto es una sencilla operación aritmética que se llama resta”, afirmó, mientras mostraba dos vasos y una botella de agua para identificar con ellos la lluvia, el acuífero y la extracción de agua de éste.

Así el portavoz del partido declaraba que hay que “quitarle la venda de los ojos a las personas y reconocer que no hay agua para todos ni para todo”. El trasvase, afirmaba, “no es una solución para la sostenibilidad del medio ambiente ni de la agricultura” por lo que “hay que ordenar el agua que se extrae del acuífero”, dándole prioridad, entre otros, a los agricultores que trabajan a título principal.

El concejal también objetó que el agua que llega del Tajo “no tiene la misma composición ni salinidad, no es el agua de Las Tablas”. Por eso, a su juicio, “se trata de una solución extrema en una situación extrema pero que al final no es definitiva ni natural”. El portavoz de la coalición rojiverde consideró que “el problema que no viene del Tajo ni del Ebro, sino un problema de cuenca, de la propia Confederación Hidrográfica del Guadiana que no ha protegido lo que es nuestro”.

Por último, aludió también a la Directiva del Agua, que prorrogó el plazo para empezar a aplicar legislaciones efectivas, recordado que lo que se pretende hacer “es todo lo contrario a lo que dice Europa que deberíamos haber hecho en base a la Directiva del Agua”, lo que puede suponer grandes multas para el estado español.