Región

Portavoz del Área Social del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha

Aroca denuncia el "llamamiento desesperado" de los trabajadores de centros asistenciales de Albacete a un Gobierno de Page superado y sin capacidad de respuesta

“Los empleados de los centros residenciales siguen trabajando a ciegas, sin los test rápidos para detectar contagios y con EPIs de fabricación casera”

“Denuncian que el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales, dependiente de la Junta, está desaparecido”

La Comarca

27/03/2020

(Última actualización: 27/03/2020 22:17)

Imprimir

El portavoz del Área Social del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, Vicente Aroca, ha trasladado al Gobierno de Page el fuerte malestar de los trabajadores de los centros públicos residenciales de la provincia de Albacete por la situación de desprotección que están viviendo frente a la pandemia del Covid-19.

Así, Aroca ha denunciando el retraso y la tardanza en la llegada de los equipos de protección individual (EPIs), lo que obliga a los trabajadores a reutilizar batas y mascarillas con el peligro que ello conlleva frente al contagio, y la vulneración que supone del derecho a la Salud de todos los empleados de estos centros que atienden a personas con discapacidad, dependientes y centros de acogidas de menores.

En concreto, el diputado regional se ha hecho eco de la información sindical de Csif en Albacete sobre el importante número de bajas laborales en el Centro de Atención a Personas con Discapacidad Intelectual Grave (CADIG Albatros), en tanto que existen 21 usuarios aislados en sus habitaciones. “A esta instalación no llegan ni los equipos de protección ni los test rápidos para detectar contagios, lo que les obliga a trabajar a ciegas y con EPIs de fabricación casera”, afirma el diputado del Partido Popular.

Aroca ha alertado igualmente sobre la situación de la Residencia de Mayores Núñez de Balboa de Albacete donde se ha producido el fallecimiento de 26 usuarios, y una estimación de otras 100 personas contagiadas. “A este centro público, dependiente del Gobierno de Page, no llegan tampoco ni los equipos ni los test, mientras el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la Junta está desaparecido”.

“Los trabajadores de estos centros residenciales siguen realizando llamadas desesperadas de ayuda al Gobierno regional de Page, por tener la sensación de haberles dejado tirados, tanto por la falta de medidas de prevención, como por la falta de respuesta una vez declarado el estado de alarma”, concluye el diputado regional Vicente Aroca, quien coincide con los trabajadores en que esta situación “ha superado al Gobierno socialista de Castilla-La Mancha”.